ESP
sábado, 16 de diciembre de 2017
Dos luces para el mundo
Visitas 2
Caminos que se encuentran

Cosme Muñoz y Luis Pérez son unos apasionados por Dios, por su Madre, María y, sobre todo, apasionados por la educación integral de las personas más marginadas de su época: las mujeres, especialmente las pobres y huérfanas. Decidido a cumplir la voluntad de Dios, el padre Cosme hará de su vida un ejemplo de entrega y de trabajo con los más desfavorecidos, preferencialmente con las mujeres; marginadas por su situación de mujer, de orfandad, de pobreza, de ignorancia, de abandono...

El P. Luis dará su vida hasta la muerte, muriendo a causa de su servicio a los demás. Entregado a la gente de los pueblos donde vivió, pendiente de sus necesidades, párroco que enseña con su vida... pero especialmente, generoso al responder a la llamada que recibía del Espíritu para dedicarse a la educación de la mujer, "cuyas vidas costaron a Cristo la misma sangre que la de los hombres".

Las figuras de estos sacerdotes son una llamada de atención, no sólo en el pasado, sino que nos hablan hoy, en pleno siglo XXI, a volver radicalmente al Evangelio, a la escucha del mensaje de Jesús y a su puesta en práctica tal y como Él lo hizo: estando atento a las necesidades de su tiempo, a las voces que se alzaban, dando una respuesta concreta y real que sigue siendo válida en nuestros tiempos.

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad